¿Eres de los que te pasas todo el día comiendo? Comienzas la semana con el propósito de tomar un desayuno saludable, te llevas la comida preparada al trabajo, te has apuntado al gimnasio, estás list@ para un modo de dieta más saludable.

Sin embargo, a lo largo del día no puedes resistirte a tantas tentaciones: los bombones que trajo tu compañero de trabajo por su cumple;  el mousse de chocolate que era irresistible!, total por un día, no pasa nada.

O  sea,  comienzas el día con el buen propósito de cumplir con tu dieta saludable, por eso desayunas antes de salir de casa pero… vuelves a hacerlo a media mañana con tostada y café!. Entonces te dices: “esta noche no ceno, bastará una fruta y a la cama”. Más tarde un compañero de trabajo trajo unas galletas integrales y saciantes ¿cómo decirle que no? Y así te pasas el día picoteando de aquí y de allá.

Cuando llegas a casa mientras preparas la cena, vas picando unas lonchas de queso, unas aceitunas y te haces los honores con la tortilla, -¡que te ha quedado fenomenal!, así que cortas un trozo y la acompañas con una rebanada de pan integral, (por supuesto, que no falte!).

Uff, con todo esto no te extraña luego tener digestiones pesadas y sentirte un poco culpable.

Y ese momento tranquila, recapitulas el día y piensas: mañana empiezo de nuevo una dieta saludable!

El “comer a todas horas”, no es únicamente la consecuencia directa de “tener hambre”. Hay otros factores que promueven ésta conducta, como los factores sociales y emocionales, hábitos alimenticios, estímulos olfativos y visuales, entre otros.

Si tienes el estómago vacío, tu cuerpo sabiamente demanda aporte de alimentos. Aunque no siempre es por una necesidad física. La mayoría de las  veces está en tu cabeza porque el apetito es influido por sistemas hormonales a nivel cerebral y de los intestinos que regulan el equilibrio interno del organismo, sin dejar de lado el aspecto emocional, porque has aprendido a comer para calmar tus emociones tanto el estrés como la ansiedad.

Qué puedes hacer para solucionar el “picoteo”:

  • No hay pastillas o bebidas mágicas, es mejor no recurrir a productos de herbolarios o farmacológicos por tu cuenta o porque te lo recomendó un amigo o conocido para sentirte saciado. Te recomiendo hacerlo con prescripción de un profesional que te dirá dosis y forma de tomarlo.
  • Tomar alimentos con fibra porque está comprobado que son saciantes, hay muchos alimentos que la contienen: verduras de hoja verde, brócoli, calabaza; legumbres y semillas; frutas (manzana y plátanos, melocotones y peras, ciruelas y bayas y frutas deshidratadas); cereales ricos en fibras integrales (no refinados).
  • Elimina todos los alimentos “procesados y refinados” están adormeciendo tu cuerpo y tu mente. Despierta y destiérralos de tu cocina!.
  • Beber agua, infusiones o frutas. Mantente alejado del alcohol y bebidas azucaradas.
  • Presta atención a tu relación con la comida cuando: “¿eres de los que te apetece más quedar a tomar unas cervezas y un pincho de tortilla que ir a correr? o ¿calmas la ansiedad comiendo chocolate o bollos?”. Sé consciente de tus hábitos y de tu forma de alimentarte.
  • Evita comer por compromiso (social), por aburrimiento y ansiedad.
  • Haz alguna actividad física. Levántate y sal a caminar mejora el estado de ánimo y despeja la mente, qué te parece 12.000 pasos al día. Si te gusta nadar, un ejercicio muy completo, o cualquier otra actividad hay una gran variedad en los gimnasios.
  • Descansa, duerme bien todas las noches: el cansancio te lleva a comer más por esa sensación de recargar energía.
  • Alimenta tu espíritu, dedícate tiempo a relajarte y descomprimir, te mereces momentos de paz y relax. Escucha tu voz interna y síguela.
  • Enfócate en el momento presente, ríe más, cuida tu cuerpo y tu alma.

Es la época de Halloween y de las calabazas. Quiero compartir contigo los beneficios que se han comprobado, si incluyes en tus comidas esta rica hortaliza:

  • Favorece el tránsito intestinal y previene o mejora el estreñimiento
  • Muy rico nutricionalmente y es ideal para adelgazar
  • Se puede cocinar en platos salados y dulces, fríos o calientes
  • Muy versátil se puede preparar al horno, al vapor, o hervida en poca agua

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »