mindfulness cambiará tu vida

Quizás tengas la idea de que el vacío y el silencio mental no existe, por eso piensas que sentarte y practicar mindfulness es una pérdida de tiempo.

Por lo tanto, es absurdo dedicarle un momento al día a la meditación cuando no puedes parar de pensar, con tantas cosas que tienes por hacer.

Tengo una buena noticia hay descubrimientos favorables e interesantes de la ciencia en relación a esta meditación, se ha podido verificar que las personas que meditan:

  • Aumenta su vitalidad, porque el metabolismo, que refleja el gasto energético  se reduce y no estás perdiendo tu energía en procesos poco productivos.
  • Baja el nivel de colesterol y también la tensión arterial.
  • Mejora el funcionamiento de tu corazón porque trabaja con menos resitencia.
  • El sistema inmunológico mejora de forma significativa, por ejemplo reduce la posibilidad de desarrollar un proceso infeccioso o tumoral.

Hay un beneficio a nivel físico que afecta directamente el estado de ánimo y que se ha podido comprobar con la resonancia magnética:

“Se ha contrastado que los meditadores entrenados tienen un aumento de grosor en la corteza prefrontal izquierda. Esta parte del cerebro es clave para experimentar emociones positivas como entusiasmo o alegría.

La meditación es una oportunidad de soltar la tendencia de controlarlo todo. Permite explorar sin juicios loss pensamientos y emociones, simplemente prestar atención a las sensaciones corporales en el momento presente.

Un elemento esencial de este ejercicio es la respiración, por ello es importante centrarnos en dónde la experimentamos: ¿es en la punta de la nariz?, ¿es por el movimiento de nuestro pecho o es una sensación general en el cuerpo? ¿Dónde la localizas?

La respiración es importante porque es muy eficaz para traer la atención en el aquí y ahora, es también un ancla ante las distracciones mentales.

Si durante la práctica aparece un pensamiento o sentimiento intenso y complejo, la clave es no resistir,  puedes reconocer y ponerle un nombre a esa emoción: “tristeza o miedo”, la primera palabra que se te ocurra estará bien.

Quiero invitarte a probar una meditación de la Bondad es muy poderosa porque moviliza tu energía del amor y amabilidad hacia ti y hacia el mundo.

En esencia, cuando hablo de bondad, quiero decir no causar daño junto con la compasión, la alegría y  el equilibrio, son muy potentes para transformar tu vida.

De la atención plena en la bondad pueden emerger cualidades que transfiguren tu corazón,  puede servir de antídoto para contrarrestar la ira, la tristeza o emociones difíciles, que no es poco. Sin más rodeos pasemos a la meditación directamente

Meditación mindfulness de la Bondad

Haz un par de respiraciones profundas, revisa tu cuerpo y tu postura para sentirte cómodo, al expirar suelta todas las tensiones.

Cuando te sientas preparado es hora de visualizar una persona cercana por la que sientas un gran afecto, abrazalo con bondad y amor, tómate tu tiempo.

El siguiente paso es: si crees que ha llegado tu momento, experimenta ese sentimiento de bondad incondicional hacia a ti.

Date cuenta que no tienes que hacer nada especial para ser digno de tu bondad, eres aceptado y merecedor de toda amabilidad y aceptación que puedas darte.

Acepta los sentimientos de amabilidad porque son el bálsamo para la autocrítica y negatividad. Disfruta de esta experiencia de Bondad íntimo:

Repite estas palabras:

 Puedo sentirme seguro, protegido
Libre de todo daño, puedo ser feliz y
Estar contento, puedo estar sano y completo.

AHORA expande de forma voluntaria la energía de la bondad a la conciencia, este abrazo individual se haga colectivo a otros seres.

Puedes llegar a otras personas con las que tienes relaciones neutras, también a tu mascota, a tus plantas, puedes llegar hasta donde quieras.

Disfruta y permite que toda esa bondad te abrace y recorra tu cuerpo, posándose en tu corazón  y se expanda a otras personas que te hicieron dañado, amigos que se han alejado o enemigos; no hace falta que fuerces, si estas incómodo “déjalo estar”.

Solo en la medida, que puedas y estés dispuesto/a expande hacia ellos tu bondad (no hace falta que les perdones), reconoce simplemente que ellos también sufren y tienen problemas.

Si quieres ir finalizando, lentamente abre los ojos y recupera la actividad a tu ritmo.

Este tipo de ejercicio es muy beneficiosa para alejar el rencor y el resentimiento, te verás bendecido y completo por la generosidad de tu corazón hacia ti y hacia el mundo.

Gracias por estar aquí, si te ha gustado compártelo, un abrazo

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »