La soledad con sus dos caras está esperando que le “metas mano” ¿es por elección o es impuesta por las circunstancias?

Si estás sola o te sientes sola quizás sea por alguna de las situaciones que planteo a continuación:

1. Tienes un propósito diferente:

Cualquier época del año es buena para proponerse un “cambio” como adelgazar, comer sano, hacer ejercicio, aprender un idioma, dejar de fumar, dejar el alcohol…Para poner en marcha estos buenos propósitos, te sientes sol@ porque en tu entorno no hay nadie apoyándote o que esté pensando en iniciar un proceso como el tuyo y si no es así, que estén dispuestos a apoyarte.

2. Estás sin pareja:

Te sientes sol@ porque no tienes una relación estable de pareja, con quien compartir tiempo libre, aficiones y proyectos a largo plazo.

Te sientes aislad@ de planes de tus amigos que ya tienen pareja o una vida familiar diferente a tu situación. Durante la semana con el trabajo y las rutinas diarias se pasa el tiempo y no te sientes sol@, sin embargo, al llegar los fines de semana y las vacaciones, se te esta haciendo cuesta arriba.

Hay otra situación y es que has estado toda la vida en pareja, de repente te has separado, entonces este nuevo estatus de soltería es tan distinto a la vida que llevabas, a las amistades que tenías, a las actividades que realizabas, te sientes “fuera de juego”.

3. Cambio geográfico:

Has decidido vivir en otro lugar: te has cambiado de barrio, de ciudad o de país esto afectará en distintos grados sentirte acompañado o solo, porque en tu entorno cercano puede que no tengas amigos ni conocidos. A veces, ocurre lo mismo por cambio de trabajo o de actividades, en este caso será por un corto período hasta que puedas establecer algunas relaciones y contactos.

4. Ser diferente, no tienes las mismas afinidades que tu entorno cercano:

Si decides realizar actividades diferentes a las de tu grupo como puede ser la familia, compañeros de estudio o del barrio, por ejemplo, comienzas a aprender a tocar un instrumento musical  (quieres tocar el chelo) para dedicarte a él profesionalmente, estarás muchas horas estudiando y ensayando, los intereses ya no son los mismos que compartías antes con tu grupo.

O quizás, puede ser una actividad religiosa o deportiva, la solución es integrante en el grupo de esa actividad, sin embargo tu entorno familiar y cercano, no lo aprueba o no quiere saber nada. Actualmente hay empresas que organizan estas actividades y puedes realizarlas en compañía, son compañeros de aficiones.

5. Relaciones superficiales “conocidos”:

Tienes mucha actividad por el trabajo, quizás eventos o estás en un puesto de atención al público y siempre estás acompañado. Actividades de ocio como clases de baile, son relaciones superficiales, contactos sin profundizar en una amistad, para pasar un rato divertido sin más.

 6. Tu mascota, tu mejor amiga!

Hay personas que valoran la compañía de su mascota para poder disfrutar de compañía y soledad a la vez. Es cierto, que son un apoyo para personas que viven solas, aunque no excluyen otras formas de socializar.

7. No puedo, no tengo tiempo

Si estás en una época de múltiples actividades como trabajo, familia, niños… redes sociales… gimnasio, etc. Tienes relaciones cordiales con tu entorno, aunque cuando quieres quedar con alguien el fin de semana para ir al cine, a caminar… te encuentras con la excusa “no tengo tiempo, he quedado… tengo que…” Te ves forzada a una soledad llena de excusas, como sabes la gente se comunica por redes sociales, espía o cotillea la vida de los demás, con eso le es suficiente y ya te encuentras con que no te contestan por whasap…

He ampliado la información con el estudio de la Fundación ONCE y Axa que incorpora los siguientes aspectos que influyen en el grado de ‘soledad’ que percibimos y son:

  • La frecuencia de las relaciones interpersonales cara a cara que mantienes (diariamente, semanalmente, etc) afecta directamente tu contacto con tu familia, con tusamigos, con tu pareja y conocidos. ¿Eres de los que ves a tu familia en las reuniones obligatorias, por ejemplo cumpleaños, navidad, etc? Con tus amigos ¿te encuentras a menudo, o intercambias mensajes por whasap para acordar buscar un día y verse “si o si”? Esto te lleva a valorar lo siguiente
  • Valorar la calidad del contacto cuando es cercano y con “conexión” es basado en la confianza.
  • Actualmente los encuentros pueden ser en persona u online como  por skype, sin duda mejora las posibilidades de comunicación.
  • La situación laboral afecta en dos sentidos:  tanto el tiempo disponible como por el nivel de ingresos afectará tus relaciones
  • Tener pasatiempos y aficiones comunes, realizar actividades en asociaciones o grupos con propósitos afecta cómo percibes la soledad.

Te toca a ti, ahora examinar tu situación y ver cuál es, sólo entonces puedes decidir cómo hacerle frente.

La fórmula para sentirnos felices es estar en compañía estableciendo lazos de afecto, relaciones de confianza, de complicidad y de ayuda mutua.

Los seres humanos apreciamos tener relaciones cercanas de intercambio para dar y recibir apoyo. Las relaciones verdaderas son la clave – la tecla – para una vida feliz. Por supuesto, estar solo y sentirse solo, no es lo mismo. En qué situación estás tu?

Puedes dejarme tus comentarios y tu opinión abajo, te agradezco si lo compartes con otras personas que puedan estar interesadas en este tema. Un abrazo

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »