Quién no tropieza dos veces con la misma piedra, yo creo que nos pasa a todos. Quiero compartir contigo lo que me ocurrió este año durante las vacaciones, aunque esto también se puede aplicar a cualquier época del año cuando “salgo de mi rutina diaria”. Es entonces cuando ponga a prueba mis hábitos, mis propósitos o mi voluntad de seguir con el cambio.

A mi, como a todo el mundo, me pasó que fui dándome permisos, a la vez que probándome, si quizás, esta vez no volvería a recuperar peso. Así fue que día tras día, comprobé mi propia profecía, y por supuesto se “autocumplió”. Dejé de comer sano, dejé de beber suficiente agua, descuidé las combinaciones… ¿Por qué te cuento todo esto? Quiero ser sincera y que mi experiencia le sirva a más personas que pasen por lo mismo.

Lo primero que apareció fue la culpabilidad, por no decir “no” cuando quiero decir no, luego me castigué, soy muy exigente conmigo misma, nunca es suficientemente bueno, siempre podría hacerlo mejor y como broche final esto “otra vez en cero y vuelta a empezar“. Fue entonces, que me dí cuenta que las personas que entramos en este círculo toleramos la frustración, fijaros en el otro lado de la moneda, fue pensar “no pasa nada, retomo de nuevo y sigo con mi alimentación sana”. Si es tan sencillo como no sentirme culpable, sino que retomarlo, sin más.

Este es un ejemplo de cómo practicar el “amor hacia mí misma”, perdonándome y continuar con lo que yo sé que es bueno para mi. Aquí las claves para comer fuera en restaurantes y si estás de viaje:

  • Evitar fritos, alimentos empanados.
  • Si tomas carbohidratos (arroz, pasta, patatas, pan) sólo elije uno, no repitas en la misma comida 2 de estos alimentos.
  • Comienza con una sopa o crema, eso ayudará a saciarte.
  • Vigila que la mitad del segundo plato sean verduras, un cuarto de carbohidratos (no es indispensable si estás en un plan de pérdida de peso) y un cuarto de proteínas (animales o vegetales).
  • Evita bebidas cola o refrescos, mejor una infusión que un café.
  • Los platos que sean a la plancha, al horno, a las brasas.
  • Cuida las combinaciones
  • Aderezos: pide condimentarlo tu en la mesa, así evitarás el exceso de aceite y sal.
  • Nada de postres con azúcar. Mejor una fruta 2 horas después de la comida.

Fundamentalmente comer sin estrés, disfrutando de cada plato y de los sabores.

Si te ha gustado este artículos puedes dejar tus preguntas y comentarios aquí abajo, también puedes compartirlo en tus redes sociales.

Gracias por visitar este espacio positivo!!

Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »